Medicina veterinaria integrativa

El término “Medicina Veterinaria Integrativa” hace referencia a la combinación de diferentes terapias para tratar a un paciente, en función de sus necesidades en cada momento.

La Medicina Veterinaria Occidental nos proporciona técnicas diagnósticas cada vez más precisas: Resonancia Magnética (RM), Tomografía Axial Computerizada (TAC), Cirugía de Mínima Invasión (Laparoscopia), Ecografía, Radiología, etc.

La Medicina Veterinaria Oriental nos permite diagnosticar alteraciones más sutiles en nuestros pacientes; cambios que no se van a ver reflejados en las técnicas anteriores porque se basan en conceptos no reconocidos por la medicina convencional, como el concepto de Qi (Energía Vital).

La Medicina Veterinaria Integrativa combina la información que nos proporciona cada una de las medicinas anteriores y nos da una idea más real de cómo la enfermedad está afectando a un paciente en concreto. De esta forma podremos tratar al paciente y no sólo la enfermedad que padece.

En cuanto al tratamiento, la Medicina Veterinaria Occidental nos proporciona técnicas quirúrgicas y tratamientos médicos (antibióticos, antiinflamatorios, etc.) que están indicados en numerosas ocasiones. Pero, a veces, debido a la edad del paciente (muy joven o muy viejito), a las reacciones adversas o a otras enfermedades concomitantes, algunos de estos tratamientos convencionales no pueden aplicarse de forma segura.

Ahora, gracias a la Medicina Veterinaria Integrativa contamos con otras opciones como son:

  • LA ACUPUNTURA
    • En animales geriátricos con artrosis, que no pueden tomar antiinflamatorios de forma crónica por padecer alguna enfermedad en hígado o riñón.
    • En pacientes con cáncer para evitar los vómitos relacionados con la quimioterapia y los cambios hematológicos como la anemia.
    • En pacientes con hernia discal que no pueden someterse a cirugía o en los que la cirugía no ha conseguido revertir la debilidad de las extremidades (paresia/parálisis)
  • LA FITOTERAPIA
    • En animales con megaesófago, enfermedad intestinal crónica, alergias, etc.
  • TÉCNICAS DE REHABILITACIÓN FÍSICA como el Laser IV Terapéutico
    • En pacientes con quemaduras y otras lesiones graves de piel, artrosis, artritis, hernias discales, etc.

La Medicina Veterinaria Integrativa nos permite elegir en cada momento lo mejor para cada paciente, con el objetivo de mejorar su calidad de vida.

Cada vez somos más los veterinarios que abordamos las enfermedades de nuestros pacientes de forma integrativa. Por ello nos gustaría compartir la traducción del siguiente artículo.

LA OPINIÓN DE LOS VETERINARIOS SOBRE LA MEDICINA INTEGRATIVA DEBE CAMBIAR

Narda G. Robinson, DO, DVM, MS, DABMA, FAAMA, CuraCore Integrative Medicine and Education Center

Los propietarios quieren opciones médicas lo menos invasivas posibles para sus mascotas. Lo sé gracias a personas de todo el país que han leído mis artículos científicos sobre la medicina integrativa y me hacen preguntas acerca de los patrones de tratamiento deseando explotar todas las modalidades de tratamiento para sus mascotas.

Como veterinaria y médica osteópata, he visto como la cirugía se ha convertido en la modalidad terapéutica de elección para muchas patologías como el dolor lumbar, las enfermedades discales y las lesiones de ligamento cruzado craneal (CCL) en personas. Parece complicado para nosotros, en el área de la medicina veterinaria, cambiar de mentalidad y no pensar inicialmente en la cirugía en estos casos, a pesar de la falta de evidencias de la superioridad de la cirugía cuando la comparamos con los métodos integrativos de tratamiento. Las personas normalmente intentan agotar todas las opciones de tratamiento antes de someterse a una cirugía. Por qué no ofrecer el mismo protocolo a nuestros pacientes animales?

Conocer las opciones

Muchos propietarios nunca han escuchado otras opciones de sus veterinarios habituales. Probablemente el veterinario no conozca o respalde los tratamientos integrativos o no sepa que un abordaje más natural puede beneficiar de manera significativa a su paciente. El veterinario puede tener una opinión y considerar las terapias integrativas superfluas, ineficientes, y/o no corroboradas por la ciencia.

Es necesario que esto cambie.

La medicina integrativa puede, en algunos casos, proporcionar beneficios significativos con menos riesgo y menos mal estar que la cirugía y los medicamentos. Por lo menos, los cirujanos deberían ofrecer la acupuntura como terapia complementaria para el dolor post quirúrgico. El tratamiento médico integrativo puede mejorar de manera importante la calidad de vida relacionada a la salud y eso justifica que sea utilizada de manera regular.

Trasladando estos conceptos a los perros con lesiones de ligamento cruzado craneal (CCL), hay algunas razones que, desde el punto de vista de la autora, enfatizan la necesidad de hablar de medicina integrativa con los propietarios antes de decidirnos por la cirugía.

  • La evaluación médica integrativa puede ayudar a establecer un buen diagnóstico. No todas las cojeras de miembros posteriores en perros están relacionadas con lesiones articulares. Un diagnóstico erróneo asociado a una visión restrictiva puede llevar a errores costosos y dolorosos. Las técnicas más avanzadas de diagnóstico por imagen y la artroscopia pueden ayudarnos en la percepción, pero ninguno de los métodos revelan patologías de tejidos blandos – una forma común de tensión, dolor y alteración de la marcha en perros. Un examen físico y una palpación bien realizados pueden servir de “imagen” de la fuente del malestar. Disfunciones miofasciales, puntos gatillo y bandas de tensión pueden referir dolor en la articulación de la rodilla así como hacer que la rodilla se flexione, se bloquee o trabaje de forma incorrecta. El abordaje con terapias físicas como la acupuntura, el masaje y la terapia laser, junto con la re-educación neuromuscular puede mejorar la coordinación y la fuerza a través de la estimulación de los propioreceptores y mecanoreceptores. La palpación miofascial es uno de los métodos más importantes y menos utilizados en la localización de las patologías. Un veterinario con habilidades en medicina integrativa con base científica normalmente incluye la palpación miofascial en su examen clínico.
  • Se debe proporcionar la información completa. Muchos propietarios desde diferentes sitios de Estados Unidos y Europa contactan conmigo después de que les hayan recomendado con urgencia realizar una cirugía. Según ellos el veterinario les informó de que la cirugía era la única opción o se desarrollaría una artritis muy severa. Ninguna de las dos cosas es correcta. La artritis puede desarrollarse sea el paciente sometido a cirugía o no. Además de eso, un porcentaje significativo de perros(36% en una investigación) presentarán alguna complicación mayor y/o menor después de una osteotomía en el meseta tibial. Dentro de las complicaciones están el retraso en la calcificación ósea, fracturas óseas, pérdida significativa de sangre, disminución del rango de movimiento, rechazo o fallo del implante, rotura o migración de los implantes, persistencia de la inestabilidad, daño en el menisco, luxación de rótula y fibrosis del tendón, rotura del ligamento, infecciones articulares, cojera permanente y neoplasia. Algunas de esas complicaciones pueden necesitar incluso cirugías adicionales, lo que incrementa mas aún los costes. El dolor crónico ha sido identificado en algunos perros después de la reparación del CCL; el dolor crónico disminuye la calidad de vida y la habilidad para hacer ejercicios en un 30% de los pacientes, mientras que otros abordajes que estimulan los procesos de curación del propio organismo (ej. acupuntura, masaje terapéutico, terapia laser) son considerados seguros. Además de todo esto, los propietarios deben ser informados de que los perros obesos tienen 4 veces más probabilidades de romper el ligamento cruzado cuando los comparamos a los no obesos y que la pérdida de peso es muy importante en el tratamiento no quirúrgico en animales con sobrepeso y rotura del CCL.
  • Debemos comprender la ciencia que respalda a la medicina integrativa. En el caso de que el perro presente una lesión del CCL, la medicina integrativa puede aumentar los mecanismos endógenos de reparación. Por ejemplo, la terapia laser (LT) modula el proceso inflamatorio y disminuye el edema, el flujo de leucocitos, la actividad de la mieloperoxidasa y de otros mediadores proinflamatorios. En el caso de patologías concomitantes de menisco, la LT estimula la proliferación de fibroblastos y fibrocondrocitos, además de la angiogénesis, y puede inhibir el dolor provocado por los nociceptores intrameniscales irritados. La LT proporciona soporte para mejorar la resistencia y disminuir la contractura, la flexión y la formación de puntos gatillo que alteran el biomecanismo de la rodilla.

La acupuntura ofrece un amplio espectro de beneficios para las lesiones de rodilla. Una revisión de 10 investigaciones con aproximadamente 1500 pacientes concluyó que la acupuntura reduce de manera significativa el dolor y la discapacidad física. La acupuntura dirigida a los puntos gatillo parece funcionar mejor, reforzando la necesidad de una evaluación miofascial. A través de la eliminación de los efectos nociceptivos de larga duración en las áreas miofasciales, la acupuntura revierte las alteraciones neuroplásticas en la médula espinal y el cerebro que son el resultado de dicho dolor miofascial crónico. Además de sus propiedades analgésicas, la aplicación de agujas secas puede restaurar el rango de movimiento y la activación muscular porque favorecen la homeostasis de los tejidos.

La prioridad es no hacer daño

  • La creencia médica “primum non nocere” nos lleva a considerar opciones médicas integrativas no quirúrgicas y con base científica, sea para lesiones del CCL, enfermedades discales toracolumbares o muchas otras patologías. Actualmente el 94% de los propietarios de perros y el 84% de los propietarios de gatos consideran a sus animales miembros de la familia y nosotros debemos honrar este vínculo proporcionándoles todas opciones posibles antes que optar por la cirugía, los medicamentos y la eutanasia como los únicos abordajes viables.